Noticia del Comité Regional del FIOB, Valle San Joaquín

Abril 15, 1997 at

El 6 y 7 de enero del presente año, se efectuó un paro espontáneo en la compañía de Joseph Gallo de Atwater, California; con cerca de 80 trabajadores agrícolas en la poda de las viñas, ya que desde hace más de 10 años esta empresa ha venido pagando a sólo 15 centavos cada mata y ni este año no aumentó a pesar del alza del salario mínimo federal a $4.75 la hora. El Comité Local del Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (FIOB) de Livingston, encabezó y asesoró la huelga, logrando asi un pequeño aumento de 4 centavos es decir a19 centavos cada mata. Además de que se mejoraron ciertas condiciones del trabajo como las actitudes de los mayordomos de autoritarios.

Intervino también la Unión de Campesinos de América (UFW) de la oficina local, donde se esforzó hasta lo máximo para lograr los mejoramientos. El primer dia llegaron 8 patrullas la mitad eran Sheriffis y los otros Highway Patrol, que trataron de sacar a los trabajadores a la fuerza en el lugar de trabajo, con cargo de que estaban violando la propiedad privada e intimidandolos con llevarlos a la cárcel si no obedecían la orden, finalmente se retiraron. Llegaron por llamado del patrón en complicidad con el Supervisor Cristóbal de León, que este último a pesar de que es mexicano trata muy mal a sus paisanos y se ha enriquecido mucho del sudor de los trabajadores con propiedad de cantina y campos de uvas, violando por todos los años la ley del salario mínimo legal.

Todo el trabajo siempre es pagado por pieza (contrato o destajo). Si un trabajador gana $20.00 dólares en 8 horas, eso es lo que les pagan, fijando a $4.75 por 8 horas igual a $38.00, les roban $18.00 cada dia, sumando una semana de 6 dias nos da un total de $108.00, esta es la cantidad de robo a cada trabajador. La ley laboral es muy clara al respecto “aunque se trabaje por pieza, si unos trabajadores ganan por debajo del salario mínimo federal, lo patrones estan obligados a pagarles por horas, si no lo hacen es ilegal”.

A pesar de que ahora se logró un aumento de 4 centavos, vamos a poner este ejemplo: un trabajador entra a trabajar a las 6:30 de la mañana y termina su jornada de trabajo a las 5:00 de la tarde. Esto nos da un total de 10 horas, sin la media hora de comida, que pagando por horas a $4.75 legalmente es $47.50. Pero el mismo trabajador hace apenas 200 matas durante esas horas a 19 centavos cada mata, nos da un total de $38.00; todavia le tiene que pagar el patron $9.50 más. Esta injusticia se repite cada temporada de trabajo en el rico Valle de San Joaquin con la mayoría de los contratistas y rancheros que no han cumplido con la ley laboral del estado, sobre el sistema de contrato en el trabajo por pieza.

Sea en la tapeada de ajo, cebollas, la pizca de chile y todo lo demás se hacen un gran robo a cada trabajador, que se suman en miles de dólares de enriquecimiento ilícito para los patrones, mientras que las agencias gubernamentales encargadas de enforzar estas leyes se quedan con las manos cruzadas y no intervienen para parar este abuso, por otro lado vemos a varios de los mismos trabajadores miedosos y conformistas de quedarse con lo que les paguen ignorando sus propios derechos legales. El ejemplo de esta pequeña huelga nos enseña a hablar sin miedo sobre lo que nos pertenece, debemos aclarar con el tiempo de los agachados, arrastrados que con ellos pasaran más decadas sin que la ley sea cumplida. Desde las páginas del TEQUIO felicitamos a los trabajadores que encabezaron la huelga con la frente en alto, porque no tuvieron nada que temer.

Leave a reply

required

required

optional