La Guelaguetza, ¡todo un éxito!

Julio 5, 2001 at

Por: Rufino E. Domínguez Santos

Por tercer año consecutivo, el Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (FIOB) y el Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño Inc. (CBDIO, Inc.) organizan en Fresno, California la tradicional fiesta Oaxaqueña La Guelaguetza. El domingo 12 de agosto, a pesar de las altas temperaturas, la gente comenzó a llegar desde muy diversos lugares -como Stockton, Livingston, Santa Cruz, Oxnard, Los Angeles e inclusive San Diego- al Rainbow Ballroom, lugar que la Empresa Valdivia nos prestó como una muestra más del apoyo que nos ha brindado desde 1996. Desde las 8:00 de la mañana empezaron los preparativos, mientras tanto a las afueras del lugar desde esa hora ya se podía apreciar una larga fila de personas que aguardaban para comprar sus boletos. Al asomarme para ver si llegaban los danzantes y la banda, me sorprendió mucho ver inclusive a una señora en silla de ruedas esperando entrar a disfrutar del espectáculo. Aunque con un poco de retraso finalmente llegaron, con todos sus trajes típicos e instrumentos musicales, el Grupo Folclórico Huaxyacac y la banda de viento Yatzachi el Bajo.

danza-la-pluma.jpg
Foto: Leoncio Vásquez
La Danza de la Pluma de la Región de los Valles Centrales.

Se sentía un ambiente de fiesta Oaxaqueña, era como estar en las fiestas de nuestras comunidades sin que pudieran faltar los sabrosos antojitos -las famosas tlayudas, el mole, los tamales- y las tradicionales artesanías, todo éllo ofrecido por el restaurant Oaxaca de Fresno. La fiesta comenzó cuando los conductores Teresa Calvo -miembro del Comité del FIOB en Madera y Secretaria del CBDIO A.C.- y Santiago García -director del grupo folclórico Huaxyacac- le cedieron la palabra a la directora del CBDIO A.C. Celina Hernández, quien dio la bienvenida expresando: “La Guelaguetza es una festividad caracterizada por una fusión de rito, colorido, música y alegría, y es una de las costumbres de nuestros pueblos que muestra la variedad y riqueza cultural que predomina en el estado de Oaxaca. A la vez es uno de los festivales autóctonos más sobresaliente en México. La Guelaguetza es celebración, pero quizás lo esencial de dicho festival, es mostrar la importancia del indígena, es decir, mostrar el valor y la enteresa de los indígenas como seres independientes y que por lo tanto merecen ser respetados y valorados como cualquier otro ciudadano mexicano y del mundo”. Mencionó que para el FIOB es un orgullo poder compartir los bailes y la música propios del estado de Oaxaca que han sobrevivido a todas las influencias y corrientes de la era moderna, pero también es una amonestación a la conciencia de todos para que ojalá aprendamos a no subestimar la dignidad del indígena. Después de desear a todos que disfrutaran del evento, Celina le cedió la palabra a la compañera Rosa López – Vicepresidenta del Comité en Madera- quien también dirigió al auditorio unas palabras de bienvenida en nuestro amado idioma mixteco, lo cual le ganó la ovasión del público.

El espectáculo artístico empezó con el tradicional Desfile Oficial de la Guelaguetza, mediante el cual las mujeres ataviadas con sus coloridos vestidos y los hombres con sus calzones de manta, pañuelos y sombreros, dan gracias a Dios por los bienes recibidos durante el año, por la cosecha e intercambian y comparten la comida, alegría, frutas y sonrisas. Para ese momento el lugar estaba abarrotado a su máxima capacidad, 800 personas sentadas y 500 más de pie contamplaban extasiadas las estampas de las distintas regiones Oaxaqueñas.

Desde el Istmo -representado con La Llorona, La Zandunga y el Fandango Tehuano- hasta las picantes chilenas de la Costa, pasando por la región de Tuxtepec, con su tradicional bailable Flor de Piña (en el que mujeres portando vestuarios multicolores y trensas largas con listones, bailan portando una piña en el hombro derecho la cual obsequian al final del bailable a personas del público). Todos los números hicieron las delicias de los presentes, quienes recompensaban a los artistas aplaudiendo eufóricamente. Y por supuesto no podía faltar la esperada Danza de la Pluma, en la que hombres con sus penachos grandes y el vestuario al estilo azteca, hacen señales a los cuatro puntos cardinales de nuestra Madre Tierra antes de comenzar a bailar.

Además del magnífico espectáculo de bailables y de la interpretación de la banda Yatzachi el Bajo, el evento estuvo amenizado por dos bandas del rico Valle de San Joaquín: la Banda Hoz de Cuevas de Fresno y la banda el Recuerdo de Selma, las cuales con sus melodías Oaxaqueñas, las famosas chilenas, pusieron a bailar a muchos de los asistentes. Finalmente, se entonó el Himno del estado de Oaxaca, Dios Nunca Muere, dando así por finalizado un evento lleno de alegría que duró más de cuatro horas.

Felicito a todos los Comités locales del FIOB en Selma, Fresno y Madera por su gran trabajo y por lograr reunir a más de 1,500 personas en este año. También es importante agradecer a nuestros patrocinadores: Fresno Arts Council, KFTV Canal 21 de Univisión, KSJV Radio Bilingüe, los periódicos El Oaxaqueño y Vida en el Valle, el Programa Babies First y Rios Company.

Leave a reply

required

required

optional