Indígenas Migrantes buscan mayor espacio político

Octubre 26, 2002 at

Por: Eduardo Stanley

Las ponencias del encuentro se encuantra aquí

investigadores-lideres.jpg El 12 de Octubre, coincidiendo con el aniversario 510 de la llegada de los europeos al continente, se realizó en Santa Crúz, California, la conferencia “Indígenas Mexicanos Migrantes en Estados Unidos: Construyendo Puentes Entre Investigadores y Líderes Comunitarios”, organizada por el Departamento de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de California-Santa Crúz.

“Este evento es una extensión natural de la colaboración entre diferentes sectores sociales y actores de esta Oaxacalifornia”, dijo Gaspar Rivera, profesor de la Universidad del Sur de California. “Hablamos de los inmigrantes indígenas en tercera persona, queremos que estén al frente y que se expresen por ellos mismos”.

El evento de dos días convocó a periodistas, académicos, activistas, indígenas mixtecos, zapotecos, mayas, chatinos, triquis y purépechas, quienes en conjunto dieron a conocer diferentes perspectivas del fenómeno migratorio indígena y sus consecuencias a ambos lados de la frontera. Entre otros, se trataron temas como la salud, el impacto económico de la mano de obra indígena en Estados Unidos, aspectos culturales, lingüísticos, artísticos, organizativos y sociales.

Existen antecedentes de la inmigración indígena desde mediados del siglo XIX un caso notable es el de Benito Juárez, luego presidente de México, quien viviá en Nueva Orleans trabajando en una fábrica de cigarros, según el profesor Jesús Martínez Saldaña, de la Universidad de Fresno. Pero esta corriente comienza a ser masiva desde los 60’s y 70’s.

Aunque en California residen más de 300,000 indígenas, principalmente de Oaxaca, actualmente también emigran a otros estados como Illinois y Carolina del Norte. La mayoría de estos inmigrantes realizan labores agrícolas y de servicios. Las redes migratorias están determinadas por un complejo tejido de relaciones familiares, lugar de orígen y paisanaje que afectan los sistemas de contratación y el establecimiento de comunidades en diferentes áreas.

Los indígenas también reproducen su cultura y modus operandi y establecen formas organizativas para enfrentar los desafíos que origina la migración. Estas organizaciones, al crecer, empiezan a influir en diferentes aspectos de la vida social. Así, los clubes deportivos de Oaxaqueños en Los Angeles contribuyen a la instalación de baños públicos en parques de sus comunidades, pavimentación de calles y donación de útiles escolares. Pero también influyen en otros aspectos. “Mi participación en el club deportivo me obligó a organizarme, contactar gente, administrar dinero �”, comentó Ulises García, zapoteco residente de Los Angeles.

En el terreno político, a mediados de los 80s surge el Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (FIOB) para hacer frente a los problemas de abusos laborales, discriminación y racismo que enfrentan los indígenas, según explicó Rufino Domínguez, Coordinador de esta organización. El FIOB tiene su base en Fresno, ubicado en el Valle Central de California, donde se estima residen más de 60,000 oaxaqueños.

La incorporación masiva de indígenas al mercado agrícola norteamericano es visto por algunos como un recurso para contrarrestar el avance social de los campesinos. “La diferenciación étnica separa a los trabajadores en dos campos: mestizos e indígenas, quienes se desconfían y no siempre colaboran en mejorar sus condiciones de trabajo”, dijo Fred Krissman, de la Universidad de California- San Diego. “Exacerbar las diferencias étnicas es un arma poderosa de los patrones”.

La inmigración indígena crea nuevos desafíos sociales. Por ejemplo, la salud. “Aparte de los problemas linguísticos y de seguro médico, la práctica de la salud es diferente para los Oaxaqueños”, afirmó Bonnie Bade, antropóloga de la Universidad Estatal-San Marcos. “El 75 por ciento de las mujeres indígenas usan su propia medicina, una práctica tradicional de miles de años y muy sofisticada”. Bade agregó que muchas enfermedades reconocidas por los indígenas no son aceptadas por la medicina occidental, lo cual requiere atención especial, como es el caso del susto, empacho, mal de ojos, etc.

El tema de la ciudadanía es muy importante para los indígenas. Muchos la entienden como el proceso de naturalizarse, mientras que estos inmigrantes tienen un concepto más amplio: la participación colectiva sobre aspectos comunitarios. Varios activistas presentes en la conferencia destacaron que un ciudadano es aquel que cumple un rol activo en su grupo étnico y contribuye a la superación de los problemas.

La conferencia finalizó con una convocatoria a inmigrantes, académicos, activistas y periodistas a dialogar abiertamente para lograr un mayor entendimiento del fenómeno migratorio indígena y para encarar positivamente los desafíos que enfrentan estas comunidades que hoy ocupan un lugar destacado en el complejo mapa multiétnico de Estados Unidos.

Las ponencias del encuentro se encuantra aquí

bonnie-bade.jpg
Foto: Eduardo Stanley
Doctora Bonnie Bade de la Universidad de California San Marcos, una de las participantes de la Conferencia.

jonathan-fox.jpg
Foto: Eduardo Stanley
Doctor Jonathan Fox de la Universidad de California Santa Crúz, unos de los organizadores del evento.

mcheal-kearney.jpg
Foto: Eduardo Stanley
El Profesor Micheal Kearney de la Universidad de California Riverside dialogando con Rufino Domínguez, Coordinador General del FIOB.

Leave a reply

required

required

optional