La Fiesta de la Palabra: Un Diálogo Intercultural

Mayo 17, 2003 at

Por Tiburcio Pérez Castro.

fiesta-de-palabra-sm.jpg El 10 de abril es una fecha luctuosa en el calendario cívico mexicano: es el aniversario del asesinato de Emiliano Zapata Salazar, el líder campesino de la Revolución Mexicana. Aunque en esta fecha oficialmente se ordena izar la bandera a media asta en señal de luto, las autoridades gubernamentales actuales poca importancia le dan a la conmemoración y son las organizaciones independientes quienes recuerdan con fervor este trágico día con manifestaciones públicas denunciando la marginación y el abandono en que viven los campesinos. Nosotros, en la Academia de la Lengua Mixteca (Ve’e Tu’un Savi) retomamos la petición de don Lázaro Cárdenas del Río (otro distinguido mexicano quien le tuvo mucho cariño a la gente del campo) cuando expresó lo siguiente: “cuando yo muera no me guarden un minuto de silencio; dedíquenme una hora de trabajo”. Con esta idea escogimos el 10 de abril para honrar a Emiliano Zapata trabajando a favor de nuestra cultura, organizando y realizando la Fiesta de la Palabra.

La Fiesta de la Palabra es un evento literario-musical en donde los indígenas que vivimos en Tijuana tenemos la oportunidad de presentar a la comunidad en general nuestros pensamientos y sentimientos en lengua indígena. Generamos este espacio para fomentar en adultos y niños el cariño hacia nuestra lengua madre y contrarrestar ese sentimiento de menosprecio y desdén que todavía existe en contra de las culturas indígenas. Y sí, la fiesta fue una gran fiesta. Más de cien niños de preescolar y primaria y alrededor de ochenta adultos asistieron al multiforo del Instituto de Cultura de Baja California para presentar y escuchar los cantos, poesía, leyendas, partes del cuerpo y hasta los números en lengua indígena, producto de los talleres literarios que se han realizado. Pero aunque esta reunión la convocó la Academia de la Lengua Mixteca, el ejercicio en realidad fue plurilingüe. En tu’un savi (mixteco) escuchamos cantos como ndiyiyi lo’o (caracolito), Ita chinuni (flor de maíz), In cheli lo’o (el gallito), Ma Lina (Doña Lina), Yaa Tika ((canto del chapulín), Sa’va lo’o (la ranita). Kunexu lato’o (conejo que salta); en poesías ¡Náa koo kuachi! (¡No a la guerra!), y pudimos oír leyendas tradicionales como Kava indyaya (la cueva del infiernillo) y Nayiu kini suku (los gigantes). En idioma nahuatl escuchamos el poema Amanecer nahuatl; en la lengua Ayuuk (mixe) nos presentaron la leyenda El puente del diablo, en Ben’zaa (zapoteco del valle) escuchamos la leyenda El hombre del cerro y en purépecha nos deleitaron con el canto Male Rosita.

Escuchar cinco lenguas indígenas en este evento significó un delicioso menú que paladeó el oído y alimentó el espíritu. A cada participación respirábamos hondo para que también el sonido de las palabras llegara a nuestro cuerpo a través de nuestros pulmones y se fortaleciera nuestra identidad étnica. Viendo el ajetreo del ir y venir de los niños preparándose para su presentación, escuchar el bullicio de sus voces, como si estuviéramos en la “plaza” (mercado tradicional) de Oaxaca, Guerrero, Puebla, Veracruz o Michoacán nos hizo tomar plena conciencia de lo vigente que están nuestras lenguas indígenas. Basta mirar con qué orgullo se pararon los pequeños (y también los adultos) a expresarse en la lengua propia para dejar testimonio de lo vivo que está nuestra cultura. En síntesis, fueron noventa minutos de un verdadero diálogo intercultural. Hay que agregar que la televisión local colaboró para que nuestras voces indígenas llegaran a más personas en la comunidad, lo que permite que se vaya ganando un espacio decoroso en los medios de comunicación para los indígenas que vivimos en esta frontera.

Por el resultado de nuestra Fiesta de la Palabra podemos decir: General Zapata, General Cárdenas, ¡Estamos presentes!

fiesta-de-palabra.jpg
El Profesor Tiburcio Pérez, dirigiendo unas palabras con la concurrencia del evento

fiesta-de-palabra1.jpg
Hubo participación de niños y adultos

1 Comment

  • ALEJANDRA ROMERO MENDOZA.

    este diálogo no me sirvio para nada poruq eyo queria un diálogo que tuviera palabras indígenas y no tenia.

Leave a reply

required

required

optional