Editorial: ¡No al terrorismo fanático ni de Estado!

Marzo 5, 2004 at

El 11 de marzo de este año, los humanos del mundo entero fuimos una vez más testigos de como el terrorismo fanatizado en nombre de Dios cobró como víctimas a trabajadores, pobres e inocentes que nada tienen que ver con las políticas imperialistas de las superpotencias (Estados Unidos y Gran Bretaña) y con la actitud servil del gobierno español. Pese a ello, en Madrid, España, más de 200 personas perdieron la vida en un cruel y devastador ataque contra la sociedad civil.

José María Aznar, entonces Presidente de España y miembro del Partido Popular, se comportó como un ser manipulado, falto de dignidad -que es la más alta concepción de la vida- al apoyar la ingerencia en Irak y al asumir una postura incondicional ante el poderío militar de George W. Bush. Esta actitud habría de pagarla muy cara en las urnas, cuando el pueblo español, dijo basta y lo echaron del poder. Esperamos la misma respuesta del pueblo estadounidense en contra de su presidente en las próximas elecciones de noviembre, ya que es el mentiroso de estado número uno: mintió sobre la presencia en Irak de armas de destrucción masiva sólo para justificar la intervención.

En España, José Luis Rodríguez Zapatero, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ganó la presidencia a 3 días de los ataques terroristas, a pesar del esfuerzo del gobierno de Aznar de sacar provecho del momento que enlutaba a su país. Ojalá que el nuevo presidente no sea un rastrero, manipulado y que no se una al club de los mentirosos de estados: Bush, Blair y Aznar. Tal parece que ha enviado buenas señales al ordenar el retiro de las tropas españolas de Irak, a pesar de la ira que esto desató en Bush.

El FIOB es una organización pacifista y comprometida por una justicia equitativa para todos, porque impere la libertad y la paz sobre la Madre Tierra, por ello condena y reprueba este acto bárbaro que extremistas usan como método de reivindicación. La violencia sólo genera más violencia venga de dónde venga, incluido el terrorismo de estado encabezado por el gobierno de Estados Unidos, Gran Bretaña, la misma España e Israel que han lanzado su ofensiva en contra de indefensos civiles en Afganistan, Irak y Palestina, usando también el nombre de su Dios.

Dios no está de lado de los terroristas que no tienen corazón para matar, pero tampoco está de lado de los gobiernos hipócritas que lo usan para legitimizar fines similares. Hacen falta iniciativas de paz que es el arma e instrumento más poderoso para combatir la violencia en el mundo y es ahí donde existe Dios porque no es injusto para querer algunos y despreciar a otros. El hacer entender por la fuerza a otros de lo que nos hace diferentes, es salvagismo equivalente a vivir como animales, es retraso y eso no es la “famosa civilización moderna” de nuestro tiempo.

Leave a reply

required

required

optional