El Embarazo en las Comunidades Indígenas Oaxaqueñas

Mayo 11, 2004 at

Por: Oralia Maceda Méndez

La mayoría de las mujeres de nuestras comunidades indígenas oaxaqueñas han tenido por lo menos de 5 a 12 hijos y por lo mismo, un embarazo lo ven como algo normal en sus vidas sin que haya necesidad de visitar a un centro de salud o recibir información sobre cómo cuidarse. En primer lugar no existen en la mayoría de las comunidades recursos médicos por lo que es necesario trasladarse a los poblados más cercanos donde sí cuentan con clínicas y doctores, sin embargo las mujeres no siempre cuentan con la transportación necesaria o con el dinero suficiente para pagar por estos servicios. Otro factor que influye en cómo se atienden las indígenas durante el embarazo es socio-cultural, es decir, la costumbre es tener a los bebes en sus propias casas con la ayuda de una partera y con el apoyo de los familiares y amigos más cercanos, sin que se considere necesaria la atención de un doctor.

Aunque organizaciones comunitarias y el gobierno están desarrollando proyectos educativos en las áreas rurales para dar más información sobre el cuidado prenatal, aún no son aceptadas con mucho entusiasmo. En 1997 en comunidades de la región Mixteca la Secretaría de Educación Pública inició un proyecto llamado Educación Inicial que tenía como propósito ayudar a los padres de familia para que conocieran y apoyaran el desarrollo de sus hijos desde el inicio de su fecundación. Este programa no era bien aceptado porque las mujeres decían “cómo es posible que quieran enseñarme como cuidarme y cuidar de mis hijos si mis padres no tuvieron ninguna orientación y nosotros no nos morimos, estamos grandes y saludables”. Otros decían “si ya he tenido a mis primeros hijos como creen que no voy a cuidarme y criar a este que estoy esperando”. Había tantos argumentos para no asistir a esas pláticas, pero todo esto pasaba por la falta de costumbre y por la percepción que se tiene de la mujer como procreadora de hijos y persona a cargo del cuidado del hogar; pero también por la pobreza prevaleciente.

Análisis hechos por la Red Oaxaqueña de Derechos Humanos muestran que el 80 por ciento de las mujeres padecen desnutrición crónica, y siete de cada diez mujeres sufre o ha sufrido cáncer cérvico uterino. Por estas razones, Oaxaca ocupa el tercer lugar a nivel nacional en mortalidad materna, aunque la Secretaría de Salud del estado dice que de 1990 al 2001 disminuyó la mortalidad durante el embarazo , en el parto o después del parto, de un 12 por ciento a 6.4 por ciento. Quizás esas cifras lo que reflejan no es una mejora en las comunidades sino el hecho de que cada día existe más migración de mujeres.

Lo cierto es que al emigrar las indígenas enfrentan mayores problemas. En sus comunidades podían ir a revisión con una partera y tener a sus hijos en sus propias casas, pero viviendo en Estados Unidos no pueden hacer lo mismo. Si están embarazadas deben visitar a un doctor y les hacen una serie de exámenes que son completamente desconocidos para ellas aunque ya hayan tenido la experiencia de ser madres en México. A esto se suma el que el sistema de salud en Estados Unidos es diferente y mucho más complicado que el de México: las hacen llenar largos formularios, por su condición migratoria las excluyen de muchos servicios, los costos son altísimos y además la mayoría de las veces no les dan interpretación, mucho menos a aquellas que sólo hablan solamente su lengua indígena.

Es por esto que el Centro Binacional Para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño , consideró necesario implementar el Proyecto Comenzando Bien, para ayudar a las mujeres indígenas a comprender la importancia del cuidado durante el embarazo y a entender de una manera más amigable y culturalmente adecuada todo el proceso que tienen que seguir para accesar el sistema de salud del lugar donde están viviendo. En el artículo de la página siguiente, mi colega Catalina Ventura, quien se encarga de este proyecto, explicará más de que se trata y como beneficia a nuestras mujeres mixtecas que viven en el Condado de Fresno.

Leave a reply

required

required

optional