Valle de Maneadero, Ensenada

Septiembre 19, 2004 at

Condiciones de vida de los Indígenas

Por: Comité Regional, Baja California

reunion-bc-sm.jpg El Frente Indígena Oaxaqueño Binacional en el estado de Baja California a partir de su reorganización después de la Asamblea Binacional de Diciembre de 2001, ha logrado un gran avance. En la primera etapa de su consolidación fue la incorporación de organizaciones de mixtecos de Guerrero, purépechas de michoacán y otros mixtecos de Oaxaca en el Municipio de Tijuana; después logramos entrar en los municipios de Tecate, Rosarito y hoy estamos en Ensenada. En este último lugar, se ha logrado sumar a organizaciones representativas de indígenas y no indígenas. Se logró convocar a una Asamblea Regional para elegir a una coordinación regional municipal en forma democrática. Esto nos ha permitido tener una presencia en varias colonias y establecer alianzas con otras organizaciones que no se han adherido al FIOB pero que lo ven con buenos ojos.

Valle de Maneadero, es una zona agrícola localizada hacia el sur del Municipio de Ensenada, zona de recepción de jornaleros indígenas Mixtecos, Triquis y Zapotecos. La violación de los derechos humanos, sociales, económicos, y laborales viene de muchos años atrás, la lucha de los indígenas data desde los años 70s, 80s, 90s y hasta estos días, la situación se ha convertido mas difícil para nuestros hermanos, ya que se encuentran en situaciones de maltrato, explotación y discriminación por parte de autoridades, patrones de los campos agrícolas y dirigentes que viven de cooperaciones de los mismos indígenas y que han hecho de eso, su forma de vivir.

En nuestros días, los derechos humanos aparecen de manera institucional con normas y principios reconocidos universalmente, creados para garantizar los derechos individuales, sociales y comunitarios y armonizar las relaciones entre los ciudadanos y sus gobiernos, así como entre los pueblos indígenas.

Baja California ha sido históricamente una región de migrantes indígenas, tanto los que llegan para quedarse como los que se van de paso rumbo a los Estados Unidos. Lo que nadie puede negar es que la aportación que hacen los inmigrantes a la economía de nuestra entidad es invaluable, y sin embargo tienen que soportar los empleos mal pagados. La falta de atención de salud, educación y esparcimiento; y a lo que debemos sumar el histórico rezago social y la explotación laboral a que son sometidos hombres, mujeres y menores indígenas, sin que existan mecanismos de prevención a las violaciones de los derechos laborales y sociales de estos trabajadores agrícolas y sus familias.

Esta realidad del gobierno, no concuerda con la discriminación de que son objeto los recién llegados, y peor aún, los migrantes, quienes intentan llegar al vecino país para mejorar sus condiciones de vida, y que son duramente discriminados y reprimidos por las políticas migratorias y por las prácticas abusivas de las corporaciones policíacas municipales, principalmente los de Tijuana y Ensenada, y la violación de pacto de las garantías individuales de libertad de tránsito amparada por nuestra Constitución Política Federal.

Otro punto que es importante mencionar es las condiciones en que viven los niños indígenas en los campos agrícolas, ya que no existe por parte del Estado y del municipio atención a este sector. No hay programas de educación a niños migrantes, las condiciones de maltrato por los mismos padres, y también por otros niños que se burlan de su color y de su lengua materna. Durante las visitas a los campos agrícolas, el agua que utilizan para tomar, para cocinar y bañarse es de los pozos que son enviados para regar el cultivo que durante la jornada laboral se les proporciona esta misma agua.

Otro tema fundamental que debe de mencionarse tiene que ver con los transportes que salen y llegan del estado de Oaxaca. En muchos casos no cuentan con seguros de vida, las condiciones en que se trasladan son pésimas, transportes de modelos viejos, sin ventilación, baños y el excesivo cobro por llevar maletas extras. El transporte en que son trasladados los trabajadores indígenas a los campos agrícolas, carecen de seguros de vida, de precauciones y seguridad; son llevados sin ninguna protección contra la lluvia, el frío y sobre todo contra enfermedades, ya que no existe atención médica en los campos agrícolas.

La falta de servicios públicos en las colonias con presencia indígena, como el agua, ya que se paga de un costo entre 8 a 10 pesos por barril, sin considerar también que no cuentan con Luz Eléctrica. Existen ejemplos en que durante el proceso electoral a una comunidad se les introdujo los postes de manera rápida, sin embargo a ninguno se le ha podido bajar la luz, ya que el proceso electoral ya pasó. La falta de alumbrado en las avenidas y calles, provocan que sean asaltados y sobre todo que las policías municipales arbitrariamente los detengan con pretextos de revisión.

También hay problemas de salud, ya que no atienden a las personas indígenas por problemas de comunicación, por la falta de medicamentos, de personal para atender los casos de picaduras de animales, y de atención en horas nocturnas. La falta de atención y seguimiento de partos y sobre todo la vigilancia de recién nacidos, la falta de programas para brindar alimentos a madres solteras. La falta de ambulancias y de bomberos son algunas de las muchas carencias.

La falta de programas de apoyo a proyectos productivos dirigidos a los indígenas, los actuales programas del gobierno no están al alcance de la mayoría de nuestros hermanos, por la burocracia, documentos que en su mayoría es difícil obtener y además costoso.

No existe atención para los migrantes indígenas que diario llegan a este valle. No existe en las tiendas de autoservicios, en la Delegación, en el Ejido y en las escuelas personal capacitado para atender este sector que cada día se convierte en mayoritario. La falta de atención de las autoridades ocasiona que la mayoría se queden a dormir en el Salón Social, en El Control y en el Parque, muchos otros se acomodan en las cuarterías ya sea de renta o en los propios ranchos agrícolas.

Tampoco existen oportunidades de educación para los niños y jóvenes indígenas, no hay becas dirigidos hacia ellos, no existe un programa de alimentación, de dotación de material escolar, y si sumamos las inscripciones que han subido sin consideración, las aportaciones de los padres durante el año, la exigencia de contar con uniformes y material escolar; todo esto hace muy difícil para una familia indígena tener a sus hijos en la escuela.

Los que logramos llegar a la preparatoria nos encontramos con el mismo problema pero aún mayor, nuestros padres no ganan lo suficiente para mantenernos en la escuela, y muchos de nosotros trabajamos en el campo para poder seguir estudiando, otros no tienen otra alternativa que dejar la escuela para dedicarse al trabajo de tiempo completo.

Maneadero cuenta actualmente con una escuela Primaria de Educación Indígena y dos extensiones una en la Colonia El Salitral y otra en la Colonia Las Flores; sin embargo no existe mucha diferencia con el otro sistema. Ha faltado que los maestros sean verdaderos maestros indigenistas, no organizan a la comunidad, no prestan servicio social a los adultos y al contrario de promover que la educación sea verdaderamente indígena se han olvidado de la razón y el objetivo por la que están en el sector indígena. Ya no promueven la lengua como identidad y orgullo entre niños, no existe por parte de ellos voluntad para llevar acabo talleres en lenguas indígenas (Mixteco, Zapoteco, y Trique).

reunion-bc.jpg
Foto: FIOB-Baja California
El FIOB se reune con la comunidad indígena de Maneadero.

tanque-agua.jpg
Foto: FIOB-Baja California
El FIOB apoya en la construcción de un tanque de agua para la comunidad en San Quintin.

2 Comments

  • Rayo Galaviz

    Hola Me llamo Rayo y desde hace tiempo he tenido la inquietud de colaborar, dando clases a los niños indígenas, me da mucha tristeza y coraje el saber que no cuentan con el derecho que tienen por ser niños, que es estudiar, yo soy maestra de Inglès en Ensenada y de verdad estoy interesada en dar clases los fines de semana que es cuando no me encuentro trabajando, por favor si cuentan con un programa en el que se pueda ayudar estaria encantada en escuchar de ustedes
    saludos
    Rayo

  • Ruben Romero

    Hola Rayo yo comparto tu inquietud de ayudar a los ninos educandolos, creo que es la mejor forma de ayuda.

    Estoy buscando la forma de hacerlo.

    Tube la oprtunidad de conocer una region en Maneadero y me di cuenta de la necesidad que existe de ayudar a esos ninos.

    Me gustaria mantener comunicacion contigo para ver como podemos ayudarnos con ello. Estoy viviendo ahora en Rosarito.

Leave a reply

required

required

optional