Declaración del Día Internacional del Migrante

Diciembre 16, 2004 at

¡Para publicación inmediata!

Fresno, California, Estados Unidos a 16 de diciembre de 2004.

Contacto: Leoncio Vásquez (559) 499-1178
Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (FIOB)

El 18 de Diciembre del 2004, es el Día Internacional del Migrante, nos alzamos juntos para exigirle al gobierno de los Estados Unidos (EEUU) que cumpla y respete los derechos humanos de los/las inmigrantes y refugiados. También expresamos nuestra preocupación sobre la situación apurada de los cientos de miles de migrantes y refugiados que buscan la “seguridad humana”: la unidad familiar, el respeto a los derechos humanos y laborales, el trabajo justo, alojamiento digno, acceso a la educación y servicios de salud.

Este es un día para reconocer las contribuciones enormes que los y las inmigrantes aportamos a los países del mundo. La migración continúa siendo un fenómeno creciente y global. Más de 185 millones de personas alrededor del mundo, uno de cada treinta y cinco personas, somos migrantes- viviendo, trabajando y construyendo comunidades en lugares fuera de nuestros países de origen. Sin embargo, las políticas y las prácticas migratorias muchas veces no protegen nuestros derechos humanos y en muchos de los casos, contribuyen al abuso grave y sistemático.

Llamamos por una política migratoria construida sobre los principios de la dignidad, la justicia, y la igualdad, que eleva los derechos civiles y humanos de todos y todas las personas, sin importar su raza, religión, etnia, origen nacional, género, orientación sexual, capacitación, estado migratorio o de ciudadanía. Llamamos a todos los países, especialmente a los EEUU, a ratificar la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, aprobada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en su resolución 45/158, de 18 de diciembre de 1990, que establece un marco exhaustivo para cumplir con los derechos humanos de los y las migrantes, y apreciamos a las naciones que ya han ratificado esta Convención.

En los EEUU, nos siguen usando como chivos expiatorios e intensificando la represión contra inmigrantes en nombre de la “Guerra contra el Terrorismo”, continuamos siendo testigos de los efectos devastadores del temor, el racismo, y la xenofobia en contra de las comunidades de inmigrantes y refugiados, todo en nombre de la seguridad nacional.

Condenamos la aprobación por el Congreso de la ley “El Acta de Reforma de Inteligencia y Prevención del Terrorismo de 2004”. Esta ley descaradamente socava reformas migratorias necesitadas urgentemente y vincula estrechamente el control y los servicios de inmigración a provisiones represivas de seguridad nacional, poniendo en peligro la seguridad individual y colectiva de los derechos de los y las inmigrantes y refugiados. La nueva ley de la Comisión de 9/11 impulsa a los EEUU a nuevas formas de segregación racial, donde las personas que no tienen documentación correcta serán sometidos a la detención y aún a la deportación, en violación de sus derechos humanos fundamentales sin ser criminales.“El Acta de Reforma de Inteligencia y Prevención del Terrorismo de 2004” incrementará la militarización de la frontera y promoverá medidas de control migratorio que desestabilizará a las comunidades.

Condenamos además la aprobación de la Proposición 200 en Arizona como la más reciente en una serie de iniciativas draconianas contra las comunidades inmigrantes. Mientras los organizadores de ésta Proposición implementan su agenda nacional de impulsar a otros estados de adoptarla, esta medida será desastrosa para las comunidades de migrantes y para las libertades civiles de todos los que vivimos en los Estados Unidos, sin importar el estado migratorio. La Proposición 200 y otras medidas análogas son viles atentados contra la esperanza de lograr políticas migratorias humanas.

Creemos que los EEUU tiene que cumplir su compromiso de resguardar los derechos humanos de todos y todas los/las miembros de nuestro país y del mundo. Como miembro de la comunidad internacional de derechos humanos, denunciamos la muerte, el desplazamiento, y la creación de nuevos inmigrantes y refugiados como resultado de la política externa en el Medio Oriente y el resto del mundo.

En este Día Internacional del Migrante del 2004, y en movimiento hacia el año nuevo, renovemos nuestro compromiso de lograr la seguridad para todos y todas- un pacto para el derecho de vivir libres sin temor, el racismo, y la xenofobia, y en defensa de los derechos humanos de todas las comunidades.

“Por el respeto a los derechos de los pueblos indígenas”

Leave a reply

required

required

optional