Migrantes indígenas organizan Conferencia de Sensibilidad Cultural el 23 de Septiembre

Septiembre 17, 2011 at


Los Angeles, CA.- Una inmigrante zapoteca de la Sierra Norte de Oaxaca y su niño de 5 años fueron acusados por el Departamento de Protección Infantil de Los Angeles (DCFS) de abuso hacia un bebé sin dar la oportunidad a la madre, de demostrar su inocencia. Ello, a raíz de que la mujer no podía comunicarse debido a las barreras del idioma.

Este caso fue llevado a la Corte Infantil del condado hace alrededor de tres años. Odilia Romero, intérprete de zapoteco y Coordinadora de Asuntos de la Mujer del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) intervino brevemente en el caso. Cuando ella trató de intervenir a favor de la mujer de acuerdo a la información derivada de la interpretación, fue excluida del caso bajo el argumento de que a los intérpretes no se les permite abogar por los acusados.

Todo empezó un día en el que el bebé, de unos cuatro meses de edad, comenzó a llorar de manera incontrolable. Su tía llamó a los paramédicos quienes lo trasladaron a una clínica donde determinaron que tenía síntomas del síndrome del niño sacudido bruscamente (Shaken Baby Syndrome). La Fiscalía de Distrito determinó entonces retirar a ambos niños de la madre, quien visiblemente angustiada pedía la devolución de sus hijos.

La mujer inmigrante trató de explicar que ella vino a Estados Unidos huyendo de violencia doméstica por parte de su esposo, que cuando estaba embarazada la pateaba en el vientre. Posiblemente, argumentaba la mujer, eso había afectado al bebé y ahora padecía las consecuencias. Cuando la intérprete tradujo lo dicho por la mujer zapoteca, la trabajadora social comentó que ese argumento no tenía validez científica.

Además, señaló en contra de la acusada el hecho de que ésta no expresara ninguna reacción emocional mientras el fiscal le leía los cargos. La intérprete quiso intervenir diciendo que era porque la acusada no entiende inglés y su español es muy limitado. La intérprete fue desechada del caso y se desconoce el final de esta historia. Sin embargo, cualquiera que haya sido el desenlace, la mujer zapoteca tuvo que enfrentar la separación de sus hijos por no poderse comunicar en su propio idioma.

Lamentablemente para la comunidad indígena migrante de cualquier parte del continente que se encuentra en Estados Unidos, este tipo de situaciones son muy frecuentes. En el caso de las comunidades indígenas oaxaqueñas, éstas se caracterizan por su diversidad étnica, lingüística y cultural. En Oaxaca existen 16 pueblos indígenas todos ellos con sus propios idiomas y variantes.

Se estima que en la Unión Americana viven alrededor de 550 mil migrantes oaxaqueños concentrados en los estados de California, Oregon, Washington, Illinois, Florida, Texas, Nueva York y en menor medida en Nevada.

California es el estado en el que viven más migrantes oaxaqueños ya que se calcula que ahí se ubican alrededor de 320 mil paisanos. De ellos, unos 180 mil están asentados en la parte sur del estado, sobre todo en la región metropolitana de Los Angeles (en su mayoría zapotecos de los Valles Centrales y la Sierra Norte de Oaxaca); unos 130 mil mixtecos y unos 10 mil triquis, localizados especialmente en las zonas rurales del Condado Norte de San Diego, el Valle Central y el área de la Costa Central de California.

Con el objetivo de aumentar el entendimiento y la comprensión por parte de servidores públicos del condado de Los Angeles hacia la comunidad indígena migrante en el área, el FIOB y el Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño (CBDIO), llevarán a cabo el 23 de Septiembre una Conferencia de Sensibilidad Cultural en la que se abordarán temas de importancia para nuestras comunidades.

Para dar detalles de este taller estamos llamando a una Conferencia de Prensa el lunes 19 de Septiembre de 2011 a las 11:00 de la mañana en el 2936 W. 8th #306. LA CA 90005.

Mayor info: (213) 251 84 81con Bertha Rodriguez u Odilia Romero (213) 359 02 64.

Leave a reply

required

required

optional