Reconocimiento de Indígenas Migrantes al EZLN a 20 Años de su Levantamiento

Diciembre 31, 2013 at
Comandantes del EZLN. © 2013 Antonio Nava/ Nava Photos

Comandantes del EZLN. © 2013 Antonio Nava/ Nava Photos

“Con mucha honra han continuado el legado de nuestros antepasados”

Contacto: (213) 908 98 35 (Bertha Rodríguez) ó (213) 359 02 64 (Odilia Romero)

Desde 1994 a la fecha, más de ocho millones de mexicanos hemos sido obligados a salir de nuestras comunidades y cruzar la frontera. Para muchos pueblos indígenas, esto no ha sido una opción sino un desplazamiento forzado.

Desde que el gobierno mexicano puso en marcha el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), nuestra suerte ha sido sobrevivir, ya que en las regiones indígenas de México no tenemos mucho que escoger. No hay alternativas a la marginación y pobreza.

Las desigualdades extremas que se viven en nuestro país nos pegan más duro a los indígenas, a muchos de los cuales no nos quedó otro camino que dejar nuestros territorios.

Al llegar a los nuevos lugares en busca de trabajo, enfrentamos discriminación, racismo y abusos de policías y empleadores.

En Estados Unidos, el sistema migratorio, nos criminaliza por buscar un trabajo del que ellos resultan ser los más beneficiados.

Muchas veces, tanto en México como en Estados Unidos, por no hablar inglés ni español, sufrimos robos e injusticias.

A pesar de ello, seguimos resistiendo como pueblos indígenas, manteniendo nuestra cultura comunitaria, nuestras tradiciones y lengua.

20 años después de que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional se levantara en rebelión con un ¡Ya Basta! en contra de un gobierno represivo y autoritario que impuso el TLC, las condiciones de desigualdad en México se han agudizado.

Sabemos que mientras los gobiernos continúen sus políticas en las que importa más el saqueo de los recursos y continuar la corrupción, por encima de los derechos humanos, seguirá la migración. Pero también, la resistencia y la organización ahora frente a las transnacionales.

Con el TLC nos vendieron la idea de que México entraba al primer mundo junto a Canadá y Estados Unidos pero lo único que el libre comercio hizo fue agudizar la migración masiva que había crecido en los años 8, que ahora se clasifica como “ilegal” y que ha dejado miles de vidas en la frontera, violaciones sexuales, y abusos a los derechos de hombres, mujeres y niños.

Con las reformas laboral, energética, educativa, hacendaria y demás ajustes estructurales del actual gobierno, los mexicanos estamos expuestos a perder lo que nos queda de nuestros recursos naturales y al parecer, estaremos destinados a ser empleados de los inversionistas que llegan a México.

Lo que pasa en México sucede en muchas partes del mundo donde la ambición de unos cuantos arrasa con todo lo que existe, al privatizar la educación, y los servicios públicos tales como la atención médica, el transporte y todos los bienes que antes eran un derecho ciudadano.

Doce años del gobierno de la derecha panista sumieron a nuestro México en la violencia y el caos, el regreso del PRI es la continuación de políticas que en pocas palabras significan vender pedazo a pedazo todo México.

Ante ello, los pueblos indígenas que hemos resistido durante siglos, nos queda
seguir con lo que nos enseñaron nuestros antepasados: la lucha comunitaria.

A ustedes hermanos tzotziles, tzeltales, tojolabales, choles, zoques, mames y todos los que forman parte del EZLN, les reconocemos que con mucha honra han continuado el legado de resistencia y de lucha de nuestros antepasados.

Valoramos el esfuerzo que todos ustedes han hecho: al poner su vida por delante, el movimiento zapatista nos recordó que nadie va a luchar por nosotros sino nosotros mismos.

Donde quiera que nos encontremos, los indígenas continuaremos construyendo un mundo donde quepamos todos, ya que todos los seres humanos tenemos derecho a lo que la madre tierra nos da sin permitir que sea propiedad privada de las grandes corporaciones.

Quienes imponen la globalización económica ha demostrado que no están interesados por la sustentabilidad de la vida en nuestra tierra. Los movimientos indígenas como los Zapatistas, han sido consecuentes al luchar en contra de este sistema de exclusión y genocidio.

Hoy, como hace 20 años, los pueblos indígenas migrantes y no migrantes, seguiremos luchando por un presente y un porvenir con democracia, igualdad, libertad y justicia.

¡Viva el EZLN!
¡Vivan los pueblos indígenas que luchan!
¡Viva la madre tierra!

Leave a reply

required

required

optional