Editorial: ¡Los delegados/das de la mixteca, ejemplo de conciencia!

Monday January 14th, 2002 at

Nuestra admiración y respeto a las mujeres, los hombres de origen Mixteco y Triqui, que entregados a sus pasiones, ideas y creencias en el Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (FIOB), cumplieron con los mandatos de las asambleas comunitarias en las que cientos de miembros de los Distritos de Juxtlahuaca, Silacayoapan y Huajuapan de León, Oaxaca, los eligieron para representarlos en la IV Asamblea General Binacional del FIOB. Fueron encomendados a recorrer durante más de 8 días de camino una distancia de 3360 kilómetros, para transladarse hasta el otro extremo del país, a la ciudad de Tijuana, con la finalidad de reunirse con los compañeros de Baja California y California, Estados Unidos para todos decidir de manera democrática sobre el futuro de la organización.

El14 y 15 de Diciembre de 2001, más de noventa delegados se dieron cita en el Centro Cultural de Tijuana. La IV Asamblea Binacional dio inició con la bienvenida por parte del Comité Regional del FIOB en esa ciudad y con una ceremonia cívica de inauguración. Una banda de guerra guió los acordes para hacer los honores a la bandera, y juntos entonamos el himno nacional mexicano. Pero el momento más emotivo para todos fue cuando un grupo de estudiantes de primaria cantaron el himno nacional en mixteco.

Las resoluciones de esta IV Asamblea, que se reproducen más adelante en este ejemplar, son claras y contundentes en cuanto al futuro que los miembros quieren para la organización, pero lo más importante es que fueron acordadas de manera pública en presencia de periodistas, asesores del FIOB, funcionarios del gobierno del estado de Baja California, así como amigos y simpatizantes de nuestra organización. Todos fuimos testigos de este singular evento en el que los migrantes Oaxaqueños, superando diferencias y ejerciendo los derechos que emanan de nuestros documentos básicos, nos pusimos de acuerdo sobre los conceptos y términos que, basados en las democráticas prácticas indígenas, regirán a la organización y a sus dirigentes.

Este es un nuevo momento para el FIOB, se experimentan aires verdaderamente democráticos, pues las acciones se toman de manera consensada sin que nadie imponga sus opiniones ni se sienta superior por la jerarquía que ocupa en la organización. El criterio que regirá de hoy en adelante será el de tratarnos unos a otros como hermanos y hermanas; no habrá órdenes de jefes, sino decisiones y trabajo colectivo, y el uso generalizado de la palabra “por favor”, para cumplir con nuestras responsabilidades individuales en bien de la organización.

La IV Asamblea fue exitosa porque de élla emanaron las herramientas para que los hombres y mujeres con conciencia social y sin intereses económicos, luchemos por el bien común. Tenemos en nuestras manos los nuevos documentos básicos y el nuevo Consejo Central Binacional que nos guiarán en los próximos tres años. ¡Felicidades a todos!

Leave a reply

required

required

optional