Quiénes somos

Foto01

El FIOB es una organización de base y una coalición de organizaciones, comunidades e individuos indígenas asentados tanto en Oaxaca y en Baja California, México, como en California, Estados Unidos (EE.UU). Fue fundado el 5 de octubre de 1991 en Los Angeles, California en Estados Unidos.

Los miembros del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) tenemos nuestro origen en los pueblos indígenas de México; somos producto de más de 519 años de lucha por conservar nuestras raíces culturales y de resistencia frente a los diferentes conquistadores.

El FIOB se constituye como una agrupación de organizaciones, comunidades e individuos (hombres y mujeres) de diversos orígenes, que han decidido conjuntar esfuerzos, ideas y proyectos que superen los problemas económicos, políticos, sociales y culturales que nuestras/os hermanas/os indígenas migrantes y no migrantes, enfrentan en México y en los Estados Unidos (EEUU) para luchar por el respeto a sus derechos e identidad como pueblos indígenas.

Los miembros del FIOB asumen el compromiso de luchar con lealtad por los principios de libertad, justicia, democracia e igualdad para nuestros pueblos, entendiendo esto como el derecho de nuestras comunidades a su autonomía política y económica, es decir, su derecho para decidir libremente su destino; al mejoramiento de su vida material, al respeto de sus derechos humanos, su territorio, sus recursos naturales y su cultura.

El FIOB depende el derecho de los pueblos indígenas dentro y fuera de México, para organizarse con autonomía en la defensa, el rescate, la difusión y consolidación de sus costumbres, lenguas y culturas.

El FIOB mantiene como principio básico la lucha y la concientización contra toda forma de opresión e injusticia, rechazando cualquier forma de discriminación, maltrato y explotación de la fuerza de trabajo de nuestras/os hermanas/os indígenas. Consecuentemente, luchamos por la unidad y por la solidaridad con otros trabajadores/as migrantes y no migrantes, respetando las formas de organización y funcionamiento que los mismos adopten.

El FIOB mantendrá relaciones de respeto con todas las organizaciones sociales, políticas, culturales y religiosas que defiendan la justicia, la libertad y la dignidad del ser humano. Al mismo tiempo se solidariza con la lucha de otras minorías nacionales en los Estados Unidos y con la lucha de aquellos pueblos del mundo que tratan de liberarse del hambre, la injusticia, la pobreza, la discriminación, la marginación, la opresión política y todas las formas de violación a los derechos humanos.

El FIOB sostiene que México y los Estados Unidos requieren de cambios políticos, económicos, jurídicos y sociales que lleven a eliminar las causas que han provocado la miseria, la falta de respeto a los derechos de los/las trabajadores/as, el desempleo, la insalubridad, la represión política y policiaca, la corrupción gubernamental y la falta de democracia, ya que nosotros hemos sido y somos víctimas de esta situación. Por esta razón, se apoyará toda actividad cívica y política que esté encaminada a eliminar situaciones de marginación y represión y a lograr países democráticos con un desarrollo económico, popular y binacional cuyo carácter multiétnico, pluricultural y plurilingüe sea ampliamente reconocido en un marco de respeto, honrando los tratados internacionales firmados por ambos países y que establecen la protección de los derechos a nuestras/os hermanas/os indígenas.

El FIOB respeta la libertad de pensamiento, de religión, de crítica y de vida privada de sus miembros. Nos une la lucha y la defensa de nuestros derechos como trabajadores, nuestro origen indígena y nuestros problemas comunes, por lo que el FIOB se define como una agrupación de organizaciones, comunidades e individuos de carácter democrático y plural, independiente del gobierno, los partidos políticos y los organismos religiosos, en donde las decisiones serán tomadas colectivamente y en forma responsable por la mayoría de sus miembros.

En la lucha por conseguir los objetivos específicos y generales, contemplados en su Programa de Acción, el FIOB ejercerá la movilización colectiva pacífica, la orientación de sus miembros, el planteamiento de sus demandas ante diversas autoridades y la denuncia por todos los medios posibles ante la falta de respeto y la violación a nuestros derechos constitucionales individuales y colectivos